CESTAS DE MIMBRE, CASTAÑO Y RATÁN PARA ORGANIZAR LA COLADA

Las cestas de mimbre y las cestas de castaño forman parte de nuestros primeros recuerdos ¿A quién no le vienen a la cabeza multitud de recuerdos ante el olor de la ropa blanca recién lavada? Cestas Home pone a tu disposición cestas de calidad; cestas para la ropa como las que se utilizaban entonces, con diseños clásicos y más modernos; cestas artesanales que permanecen impecables durante años; cestas para la plancha y la colada, para que organices y mimes la ropa como lo hacían nuestras madres y abuelas.

Cestas de mimbre

Probablemente, nuestras abuelas y madres le dedicaban un tiempo que nosotros no tenemos; pero sí podemos ponerle el mismo mimo. Colocaban la ropa en preciosas cestas de mimbre o cestas de castaño, que permitían que la ropa se secará en el mejor de los ambientes. Estas cestas están tejidas con fibras naturales, por lo que permiten que pase el aire, evitando así que se acumulen humedades y olores, y con ellos los microorganismos que perjudican la ropa. Tanto la ropa sucia que espera su turno para la lavadora, como la recién recogida del tendedero, limpia y dispuesta a ser planchada, puede conservar un poco de humedad, por lo que es importante colocarla en cestas que transpiren para evitar que se estropee.

Colocar un buen cesto o canasto de mimbre o castaño en cuartos de baño, dormitorios o plancheros hará que toda la familia vaya depositando su ropa para lavar, en vez de dejarla tirada o en un recipiente de plástico estropeándose. Los cestos de mimbre para la ropa sucia de Cestas Home son cestos artesanales, hechos a mano en Salamanca con el mejor mimbre. Son piezas únicas de artesanía, disponibles en varios tamaños y colores. El cesto ropero de toda la vida es la opción más clásica, con la que nunca te equivocas, que encaja en cualquier decoración y te transporta a tu infancia. Nunca pasa de moda... y sí, claro, es como el cesto de mimbre para la ropa sucia que había en casa de tu madre.

Cesto para la ropa sucia de mimbre

No es necesario limitarnos a una opción tan clásica. Si te gusta el mimbre natural y que la ropa esté tapada, pero por dimensiones no te encaja un ropero, puedes optar por un baúl de mimbre. Son también cestas artesanales, hechas en España y por ello mucho más naturales y duraderas que las que encuentras en esos bazares dónde venden productos importados de países asiáticos. Sabes por experiencia que apenas duran impecables unas escasas semanas, trascurridas las cuales empiezan a deshacerse; porque la calidad del mimbre y la forma de tejerlas no tiene nada que ver con lo que hacen los artesanos de nuestro país.Las cestas y baúles de mimbre de Cestas Home se diferencian por su calidad.

Baúl de mimbre

Otra opción clásica, resistente y cálida para la ropa sucia, o bien para la que acabas de recoger del tendedero, es el canasto de castaño. Es un gran cesto hecho a mano por los artesanos más expertos de España, los de la sierra de Béjar, que trabajan el castaño como nadie, con la maestría que transmiten de padres a hijos en los pueblos de toda la sierra de Gata. El castaño es ligero, tiene una belleza especial, es absolutamente natural y tiene un uso muy agradable, porque no envejece. Permanece impecable durante años. Lo tenemos disponible en varios tamaños, para que puedas elegir el que más te encaja.

Canasto de castaño

Si prefieres un diseño más moderno, puedes elegir un canasto de ratán. En Cestas Home hemos optado desde el principio por la calidad; y en cestería, calidad suele equivaler a cestas hechas en España, donde desde hace siglos no se regatea ni en la cantidad y calidad de las materias primas ni en el proceso de fabricación. Pero no somos chovinistas y reconocemos la calidad en cestas hechas en otros países. Últimamente hemos incorporado algunas cestas indonesias de ratán y bambú extraordinariamente bonitas y bien hechas, como es el caso de este canasto de ratán, bambú y cuerda. El resultado es un original y práctico cesto para un cuarto de baño o planchero especial.

Canasto de Ratán

Cuando las coladas son pequeñas y el espacio escaso es mejor elegir un cajón de mimbre para colocar la ropa que espera ser planchada. Es un cesto muy resistente y práctico por sus forma y dimensiones. Cabe en cualquier sitio, es apilable y ligero pero, como todas nuestras cestas, es natural y está hecho artesanalmente.

Cajón de mimbre

Por último, y también para coladas no muy grandes, una opción distinta es esta cesta de ratán con asa de bambú. Está hecha en indonesia; pero, como en el caso del canasto de ratán, con calidad demostrada. Destaca por su diseño y su ligereza, y tiene una capacidad más que aceptable.

Cesta de ratán

Como complemento de cestos de ropa y bandejas de plancha, no queremos olvidarnos de los cestillos para las pinzas de la ropa. Es mejor disponer de un cesta que encaje con el resto de la decoración. Por lo tanto, y aunque las pinzas no necesitan tanto como la ropa estar colocadas en un recipiente transpirable, no hemos podido evitar la tentación de tenerlas también en pequeñas cestas de fibras naturales tejidas artesanalmente ¡Son un capricho! Por ejemplo, este cestillo de mimbre, a juego con la bandeja de plancha y el ropero de mimbre. Existe en varios tamaños.

Cestillo de mimbre

Puede que también sea buena idea elegir una cesta pequeña de mimbre como ésta. Tiene un buen tamaño y la puedes colgar.

Cesta pequeña de mimbre oval

A juego con los canastos y bandejas de castaño están las paneras de castaño, que también existen en varios tamaños, y que son perfectas, además de para servir el pan o la fruta, en tu cuarto de plancha para guardar las pinzas de la ropa. O también el canasto de castaño pequeño, que puede ser tan pequeño como el de la fotografía o algo más grande.

Panera de castaño

Canasto de Castaño Pequeño

Las bandejas de mimbre para la plancha son la estrella de las cestas de mimbre para organizar la colada. Hay quien utiliza contenedores de plástico para la ropa sucia o la deja directamente encima de la lavadora; pero una vez que la ropa está limpia y planchada pocos se atreven a dejarla de cualquier manera, poniendo en peligro el trabajo realizado. De nuevo la opción más clásica es la bandeja de mimbre, que nos transporta a la niñez. En mimbre natural, preferentemente, pero también lo tenemos en mimbre barnizado o en blanco, con o sin forro. Como en el caso del ropero de mimbre, la bandeja de mimbre para la plancha es siempre un acierto.

Bandeja de mimbre para la Plancha

Bandeja de mimbre para la plancha

Para coladas pequeñas y que quieres que estén especialmente protegidas, una buena opción es esta bandeja de mimbre con fondo de tabla. La tabla y la altura del lateral de la bandeja hacen más difícil que se caiga ninguna prenda ya planchada. También es una buena elección si la quieres guardar directamente en el armario.

Bandeja de mimbre

Quizá sea un poco pequeña para la colocar la ropa planchada, pero si sueles tener pocas prendas, puedes utilizar la bandeja centro de mesa de ratán. Especialmente si te has decidido por guardar la ropa en el canasto de ratán.

Cestas de Ratán

Bandeja centro de mesa

La bandeja de mimbre es la opción más clásica, pero no es la única. Las bandejas de castaño, disponibles en varios tamaños, son también una opción natural, cálida y resistente. El castaño es especialmente duradero e igual de natural y decorativo que el mimbre.

Bandeja de Castaño

¿Cual es la diferencia de estas cestas con las "chinas"? La calidad de las materias primas y el mimo con las que nuestros artesanos las tejen. Fíjate sólo en los detalles de las fotografías que aparecen más abajo y juzga en persona si tienen algo que ver. Por eso son tan bonitas y duran impecables mucho tiempo.

Cestas de mimbre

Incluso a los que no nos gustan especialmente los trabajos de la casa, tener la ropa organizada y disponer de un sitio para cada cosa hace mucho más llevadero tener la ropa lista.

Como siempre, esperamos tus comentarios, ideas y sugerencias en [email protected] o en Instagram, Facebook, Pinterest o tweeter. Nos encanta saber de vosotros.