¿Por qué tienen tanta calidad las cestas hechas en España?

En @cestashome hemos hecho de la calidad nuestra seña de identidad. Y la calidad en cestas pasa por hablar de cestas hechas en España. Hoy vamos a hablar un poco de por qué las cestas nacionales son tan buenas y no se pueden comparar con las de importación.

La tradición de la cestería es centenaria en nuestro país. Generación tras generación se ha ido trasmitiendo una forma de trabajar el mimbre y el castaño que no tiene nada que ver, ni por el mimo con el que se teje ni por la calidad de las materias primas, con lo que se hace en otros países, fundamentalmente asiáticos. Tras varias décadas de crisis, en España se vuelve a cultivar el mimbre y se cuidan los viejos castañares de la sierra de Béjar, de La Rioja o de las montañas cantábricas. En Salamanca o en Guadalajara, los cultivos de mimbre recuperan hectáreas que fueron abandonadas hace años. Hay una nueva generación de artesanos, capaces de recoger lo mejor de la tradición de sus padres e incorporar nuevos diseños y mejores acabados, que se adaptan a diferentes usos. El resultado son cestas tan espectaculares como la de la fotografía inferior.

Pasada la fiebre del plástico y materiales acrílicos, hay una demanda por volver a materiales más naturales, que aporten calidez a nuestros hogares, permitiéndonos, además, guardar ropa, juguetes o alimentos en contenedores perfectamente ecológicos, que dejan pasar el aire, no acumulan humedades y permanecen impecables durante años. Incluso en estas fotografías se puede apreciar la calidad del mimbre y la pericia con que está tejido.

En casa de nuestras abuelas había cestas que nadie recordaba desde cuando estaban allí, pero que estaban como nuevas después de muchos años de uso. Sin embargo ahora, es frecuente que a las pocas semanas las cestas recién compradas estén destartaladas y hayan empezado a deshacerse. ¿Cual es el secreto de esa diferencia? Las cestas que encontramos, actualmente en la mayoría de las tiendas, son importadas de países asiáticos. Son baratas, es verdad, pero el mimbre no es mimbre de verdad, sino medio-mimbre o sucedáneo y, desde luego, no están ni trabajados, ni rematados con el esmero y la pericia que demuestran los artesanos de nuestro país.

La bandeja de plancha es un buen ejemplo de la diferencia que existe entre una cesta de calidad hecha en España y una de importación. Las cestas nacionales duran porque están hechas con el mejor mimbre y trabajadas con cuidado y conocimiento. Por eso son resistentes y sólidas. Las importadas, en cambio no aguantarán el tute que sufren, habitualmente, las bandejas de plancha y en pocos días empezarán a deshacerse. La acabas de comprar y no te atreves a tirarla tan pronto. Consecuencia: estarás años con una cesta destartalada que no decora y que se engancha constantemente. También se escuchaba en casa de nuestras abuelas "lo barato sale caro"

Lo mismo podríamos decir del cesto de la ropa sucia. ¿La tapa se ha soltado a los pocos días? Seguro que has picado con uno de importación. Los cestos nacionales están bien rematados y duran años impecables.

Incluso en un pequeño cestillo de mimbre como este, que va y viene con las pinzas para colgar la ropa, es evidente la calidad de la cesta en el primor con que está hecha el asa y entrelazado el mimbre.

En otros casos, además de en el asa, la calidad de nuestras cestas se hace muy evidente en el trenzado con que están rematadas y en el toque exacto del barniz. Que dicho sea de paso, nunca es tóxico, para que pueda guardar desde la ropa que está en contacto con un bebe hasta alimentos que consumiremos con garantía.

Cuando la cesta es más elaborada, como esta de mimbre barnizada con asa y dos tapas (si, como la de Caperucita), la importancia de que esté bien hecha aumenta, porque las posibilidades de que se destartale también son mayores. Nunca será el caso de ésta. Está hecha en Salamanca, a prueba de patosos, descuidados y destrozones. Seguirá impecable cuando dentro de años la vuelvas a llevar a coger setas, a celebrar esa merienda campestre o ....


Lo mismo pasa con esta costera, también hecha en Salamanca. Fue pensada para guardar los "enormes" peces que todo pescador que se precie alardea de pescar. Seguirá impecable cuando ya no vaya al río, pero entonces la usará para llenarla de bocadillos, bebidas y frutas e irse en bici o paseando al campo con los niños.

La delicadeza y el color blanco caracterizan a esta canastilla que está pensada, en principìo, para guardar objetos de baño o ropa de bebé. Por supuesto no es el único uso para el que resulta perfecta. También decorará cualquier rincón si las llenas con plantas; o te permitirá tener a mano todos los frascos de la cocina, por ejemplo. O llenarla de fruta, para que cualquiera que entre en la cocina pueda tomarse un sano tentempié.

A veces conviene que la cesta mantenga toda la elegancia y calidez del mimbre, pero que el fondo sea firme, para poder usarla sin peligro como bandeja o como expositor. Eso no quiere decir que renunciemos a la calidad, ni en la materia prima ni en el trabajo del artesano. Sólo transigimos en el fondo y le exigimos la misma calidad y la misma resistencia.

La competencia de las cestas de importación, que hacen gala de una calidad notablemente inferior, es muy clara en las cestas de mimbre. Las de castaño no han proliferado tanto en las imitaciones de los chinos y sus vecinos. Pero por si acaso nosotros reivindicamos la calidad de las cestas de castaño hechas en España, con la destreza que da la experiencia y el conocimiento acumulado durante generaciones que han trabajado la excelente materia prima que crece en nuestros bosques, especialmente desde la Sierra de Béjar hasta el Cantábrico. Diseños actuales y tradicionales siguen entusiasmándonos, para utilizarlas como siempre o de mil formas diferentes, para almacenar y ordenar nuestras casas, terrazas, jardines, despachos o comercios. Lo natural, lo nuestro, ha vuelto para quedarse.

Siempre nos gustan tus sugerencias, comentarios o ideas, pero en este post más que nunca nos encantará saber cual es tu opinión sobre la calidad de las cestas hechas en España. Al fin y al cabo es nuestra seña de identidad. Te esperamos en [email protected] y en @cestashome