San Valentín. Díselo con cestas.


Pero sin duda, como decíamos al principio, el regalo de San Valentín por excelencia son las flores. Regala un ciclamen en una canasta de mimbre de Villoruela como ésta y verás el efecto que causa. Es un detalle perfecto pensado para alguien que quieres.

Y si prefieres una preciosa orquídea para expresar tus sentimientos, la minicanastilla ovalada de mimbre será el complemento perfecto para un San Valentín diferente.

Puede tener la seguridad de que la planta más sencilla o las flores más vistosas quedarán espectaculares en la minicanastilla blanca de mimbre redonda.

Otra opción, un poco más espectacular, es una begonia (o dos) en esta preciosa cesta de merienda, primorosamente rematada por los artesanos de Villoruela. No es grande ni abulta, pero es muy capaz. Un acierto seguro.

Pero si tu intención es que sea mucho más que un detalle, llena de plantas con flores una leñera de mimbre como la nuestra. El resultado es espectacular y después, si no tiene chimenea, será un revistero fantástico que le recordará siempre que le quieres.

.

No lo dudes, celebra San Valentín con cestas. Si le gusta tanto como a ella, seguro que has acertado. Con nuestras cestas el éxito está garantizado.

Cuéntanos cómo se recibió tu regalo en cesta. Ya sabes que nos gusta recibir tus fotos y comentarios en [email protected] o en Facebook, instagram, Twitter o Pinterest. Hasta pronto.